Entre el periodo y calzones

El periodo, es un tema del que no nos salvamos casi ninguna. Mes a mes nos llega de visita. Para unas más doloroso que para otras y a veces viene acompañado de una montaña rusa de emociones. En cada caso es diferente, pero algo que si no cambia es que sangramos o sangramos.

Me coloqué en la tarea de investigar acerca de la nueva tendencia de calzones para estos días y encontré 3 tipos diferentes. Unos son de la marca Dear Kate que están diseñados para evitar esos molestos accidentes que creo que a todas nos han pasado alguna vez en la vida, y es terminar con los pantalones pintados de rojo sin darnos cuenta. Estos calzones vienen en una gran variedad de diseños y están fabricados con telas que repelen las manchas, se secan rápido, absorben y además su capa externa es impermeable. No reemplazan los tampones o toallas, pero nos ahorran el tener que estar mirando nuestro trasero en cada espejo que vemos.

Dear kate facebook page
Dear kate facebook page

Otra marca que encontré es Thinx. Ellos aseguran, que sus novedosos calzones tienen la asombrosa capacidad de absorber hasta lo de 2 tampones. Pues sus bragas están hechas con 4 capas que permiten la absorción perfecta para no usar nada más durante nuestro periodo, dejando respirar a la vez nuestra vagina y evitando infecciones gracias a su componente antibacterial. Hasta aquí, para mi suena perfecto, ayudamos a la ecología, nos sentimos cómodas y además “ahorramos” un poco de dinero. ¡Ah! Y como si fuera poco podemos lavarlos en lavadora tranquilamente. Realmente me llamo mucho la atención el tema, pero soy tan incrédula a veces que pienso que algo tan bueno no da para tanto. Y efectivamente en mi lectura me encontré con una bloguera española “Sabina Urraca” que decidió probar cada método para el periodo incluyendo estos magníficos calzones. Su experiencia fue que supongo debido a las 4 capas no se sentía muy suave en la parte de abajo, pero a pesar de esto son bastante cómodas al usarlas. Pero al usarlo se da cuenta que no es suficiente, pues terminan siendo más como las bragas de las que hablamos antes (hay que recordar que la cantidad de sangre varía en cada mujer) así en que su caso especifico no es un producto que funcione en totalidad ya que tendría que tener varias e ir cambiándolas durante el día, lo cual es poco práctico. Al entrar a la página ellos aseguran que si no te funciona te devuelven el dinero. Así que quizás intente probarlos a ver qué pasa, no se quizás el problema con Sabina fue el modelo que compro o este producto funciona solo para mujeres que no tengan un periodo muy abundante, pero algo que si es cierto es que siempre es importante conocer las buenas y malas experiencias. Para tomar nuestras decisiones.

imagen de: https://www.shethinx.com/
imagen de: https://www.shethinx.com/

Luego me encontré con Be Girl creada por una diseñadora colombiana quien diseño unos calzones que vienen acompañados de una toalla reutilizable. La cual es un forro único en el cual puedes colocar tela en su interior, sin necesidad de invertir en productos desechables. ¿Suena extraño? Sí, y quizás poco higiénico, pero ha sido de gran ayuda para muchas niñas en África, que no tienen recursos para comprar cada mes productos desechables.  Además de las toallas reutilizables Be Girl tiene calzones con el mismo sistema con un bolsillo en la parte inferior en el cual puedes colocar cualquier material absorbente y hechos con material impermeable en la parte inferior. Lo más interesante de esta compañía es que por cada compra que realizas una braga es donada a una niña del África. Si no te llama la atención este método también puedes encontrar bragas para todos los días.

 

 

 

 

Be girl facebook page
Be girl facebook page
Be girl Facebook page
Be girl Facebook page

Tres formas diferentes de afrontar tu periodo, bastante innovadoras, Pero al Final tu escoges si prefieres continuar con los métodos tradicionales o ayudarte de estas nuevas propuestas que te traen marcas como estas. Disfruta del hecho de ser mujer y busca las opciones que hagan tus días de menstruación más fáciles para ti.

Mujeres con pene y hombres con vagina: sí se puede

Hace un tiempo me encontré un canal de Youtube de una chica trans. Unos meses después de haberla empezado a seguir, se hizo una rinoplastia. Me sorprendí (¡y qué sorpresa!) a mí misma pensando “oh, qué linda; cada vez tiene rasgos más finos, como los de una de mujer”. A simple vista no hay nada de malo en mi reacción, sin embargo, detrás de aquel pensamiento hay rezagos profundos y casi invisibles del discurso de género normativo que impera en esta sociedad. ¿Por qué? Pensar de esa forma es creer que ella cada vez es más mujer y que ya no es tan diferente a mí (mujer cis). Y si nos podemos violentos, hasta podría decirse que se estaba convirtiendo en una mujer “normal” y ¡hurra! por eso. ¿Pero y quién soy yo para decir qué es ser más mujer? Es más, díganme ustedes, ¿qué es ser mujer? ¿qué es ser una mujer natural?

Estuve leyendo un texto de Miquel Missé, hombre trans, cuyo objetivo principal es denunciar cómo los discursos de la transexualidad como patología y el papel de la medicina al diagnosticarla como tal hasta hace un par de años, han condicionado la vida de las personas transexuales. Actualmente, la disforia de género es clasificada como una enfermedad. A su vez, el autor argumenta que dicho discurso refuerza la idea de que lo que está mal no es la sociedad y cómo ésta ha dictaminado la forma de leer a las personas, sino los cuerpos “equivocados” de quienes se identifican con el género opuesto al sexo que les fue asignado. ¿Traducción? Si te identificas como mujer pero tienes pene, lo que toca hacer es arreglarte, corregir el cuerpo que tienes en vez de enseñarle a la sociedad que pueden existir mujeres con pene y hombres con vagina. Obviamente mientras lo leía no hice sino pensar en mi reacción frente a los cambios corporales que esta youtuber documentaba en su canal. Yo, consciente del discurso que nos han echado la vida entera, aún reproduzco sin darme cuenta el pensamiento de que entre más te esfuerces en hacer de tu cuerpo lo que la sociedad te dice que debe ser, mejor. Ese que nos dice que quien nace con el cuerpo erróneo debe normalizarlo a toda costa.

Claro que Missé no hace una crítica a las personas trans que deciden cambiar su cuerpo, someterse a distintos tratamientos y pasar por el quirófano para una reasignación de su sexo. Él hace énfasis en el problema macro: no hay nada de malo en que tú decidas operarte, lo que está terriblemente mal es que se trate como enfermos a la gente trans, y se venda el discurso de que la única cura que hay para tu desorden es acomodar tu cuerpo a lo que es normal. Al final no hacen sino repetir incansablemente que lo natural es que las mujeres sean femeninas y tengan genitales de hembra y que los hombres, el opuesto complementario de las primeras, deben tener pene, ¡obvio! Después de todo, seguimos viviendo en un mundo en el que las únicas posibilidades son ser mujer u hombre “normales”; si no eres alguno de los dos estás fuera de lo normal y te jodiste.

Ante esto, la pregunta a responder es si lo que está mal es el cuerpo de las personas trans (pues el problema se ha centrado únicamente en este aspecto) y no la manera en la que la sociedad ha enfrentado este hecho. Claramente, como ya les dije,  la contradicción principal es la forma equivoca como nos han enseñado a interpretar a los cuerpos que no responden a la norma. “Lo que es problemático no es la persona transexual sino la sociedad en la cual vive; una sociedad que no puede encajar esta identidad y que solo valida el rol de género masculino en personas nacidas con cuerpo de hombre y el rol de género femenino en personas nacidas con cuerpo de mujer”, es lo que escribe Miquel Missé. Por esta razón no resulta extraño (y Miquel lo denuncia constantemente) que la comunidad médica, más que ayudar enteramente a las personas trans, se ha comportado como un vigilante del género. De ahí que muchos y muchas trans deban demostrar que se identifican como el género opuesto a su sexo. ¿Y cómo lo hacen? Reproduciendo estereotipos tradicionales (y sexistas). El autor cuenta, por ejemplo, como una amiga trans que normalmente usa jeans y sacos (como muchas mujeres cis lo hacemos) se maquillaba y usaba vestidos cuando tenía consultas con el psiquiatra, de forma que pudiera demostrarle que se identificaba como mujer. Adicionalmente, dicho discurso cierra toda posibilidad de que haya trans que simple y sencillamente no quieren someterse a ninguna operación porque pueden vivir bien con el cuerpo que tienen. Pero claro, por supuesto que eso no es posible para la sociedad: no existen los hombres con vagina. No existen cuerpos diferentes.

“La existencia de personas trans en nuestro entorno nos recuerda constantemente que vivimos en este sistema dicotómico con dos únicas identidades de género consideradas válidas y legítimas: hombre y mujer”, comenta Missé.

Miquel Missé, sociólogo y activista trans.

Yo, al igual que el autor del texto que les menciono, no estoy en contra de las personas trans que deciden operarse para “normalizar” su cuerpo. Tienen derecho a hacer todo lo que puedan para sentirse en la carne en la que se identifican. Tengo la suerte de haber nacido en un cuerpo que quiero como mío, y sueño con un mundo en el que todos y todas podamos tener la satisfacción de levantarnos cada mañana y ver en el espejo lo que realmente somos. Sin embargo, la reflexión que muchos teóricos y estudiosos del género, movimientos trans, feministas, queer, etcétera, nos dejan es ¿cómo sería vivir en una sociedad sin género o al menos, un género fluido, sin opuestos ni complementarios? No tendríamos problema alguno con encontrarnos con cuerpos distintos, con trans que no reasignan su sexo. Nadie sería más mujer que fulana ni menos hombre que sutano. Sin categorías ni jerarquizaciones este sería un lugar más feliz. Seguro que sí.

@lautomar

Consignas familiares que nos limitan

Prosperidad

La mujer había venido a consulta por un tema de prosperidad. Preparada y con altas calificaciones profesionales no entendía como seguía viviendo en casa de su madre a sus cuarenta años. Se recriminaba por elegir trabajos poco remunerados y cuando de manera excepcional el dinero le fluía lo invertía en malos negocios que resultaban en catastróficas pérdidas. Pero no era la única, sus dos hermanos menores adolecían del mismo tema. A pesar de una educación privilegiada y estar rodeados de condiciones sociales que favorecían cualquier emprendimiento, en todos ellos la limitación económica era la regla.

 

Buscando las razones de comprometer su bienestar económico encontramos algo revelador: su madre, desde hace años enferma, les había dicho y repetido a sus hijos por décadas: solo voy a descansar en paz hasta verlos a todos bien organizados. Esta frase lapidaria, aparentemente motivacional, encerraba una trampa, un doble mensaje: que sus hijos alcancen la prosperidad era la señal de que ella se podía morir, o en otras palabras, la prosperidad de los hijos significaba la muerte de la madre”. Obviamente el mensaje del cual no eran conscientes arrinconaba a los hijos en un dilema imposible de resolver: el éxito de ellos implicaba convertirse en matricidas.

 

Estas formas de comunicación pueden recorrer todo el árbol parental. Se convierten en sentencias que limitan el acceso a la salud y la realización personal. Son fijadas desde la infancia a través de las consignas que los hijos reciben de sus padres. Los mensajes con doble vínculo, como los denominó el lingüista Gregory Bateson se establecen de esta manera. Un ejemplo es cuando el padre le dice a la niña que sacó excelentes calificaciones: “¡Felicidades! pero lo puedes hacer mejor”. Por un lado la aprueba y por el otro la desaprueba. Otras veces sucede cuando los padres fomentan la expresión de la niña pero al ella llorar le piden que se calle. Es un fenómeno de comunicación que pone en tensión al receptor dado la imposibilidad de resolverlo de manera adecuada.

 

Candados de comunicación como estos impiden el libre fluir de nuestros intereses y pueden ser precursoras de enfermedades mentales. La necesidad de descubrir en nuestro lenguaje estos dobles mensajes y pedir claridad para salir de sus encrucijadas es fundamental si se quiere restablecer el vínculo positivo con los aspectos implicados, como la prosperidad en el caso de la mujer.

¿Por qué no encuentro pareja?

Pareja

Una mujer llegó a consulta buscando mejorar su relación con los hombres. Su vida estaba plagada de historias con hombres incapaces de comprometerse, relaciones pasajeras, amores de lejos imposibles de cuajar, y cuando algún “despistado” como ella les decía, asomaba queriendo ir más lejos en la relación algo sucedía, en ella surgía un pero monumental que impedía cualquier avance.

 

Luego del contrapunteo preliminar mis sospechas se confirmaron cuando comenzó a hablarme de su familia: un clan de mujeres donde el hombre brillaba por su ausencia, con viudez temprana de las abuelas, divorcios traumáticos de las tías, leyendas de abandonos con el clásico salió por unos cigarrillos y nunca volvió, primas creciendo en la orfandad paterna y el desconocimiento de los padres por otras. Las proclamas del clan repetían “todos los hombres son cortados con la misma tijera”, “a los hombres les interesa solo una cosa”, “son unos buenos para nada”. La esfera masculina definitivamente no tenía un buen lugar en la familia.

 

Esto no es un nada nuevo. La cuestión es ¿cuál es su origen? Y no me refiero a la discusión histórica sobre género. Hay algo más profundo, más arcaico y más biológico. La epigenética nos puede revelar algo. Su nombre viene del griego epi –sobre- y genética, y hace referencia a los factores heredados que son determinados por las circunstancias más que por la propia carga genética.

 

Esta teoría biológica la podemos llevar a los ámbitos familiares para reconocer patrones repetitivos o redundancias sistémicas que afectan a generaciones de familias. Con la epigenética podemos entender cómo eventos que vivieron nuestros ancestros marcan hoy la forma de relacionarnos con el mundo. Por ejemplo, frente a un evento dramático donde estuvo en peligro algún miembro de la familia, todo el árbol familiar se adaptará para evitar repetirlo. Yo los llamo Memorias de Agresión y en el caso que nos compete, el evento refiere a un bisabuelo que mató por celos a su esposa.

 

A pesar de que era una historia que solo unas pocas de ellas conocían marcaba de alguna forma todo el territorio femenino, plegando a las mujeres a su incondicional dictado: cuídate de los hombres que te pueden matar. Con ello es fácil entender como esa creencia inconsciente modelaba las respuestas de todo el clan, donde solo hombres muy debilitados eran aceptados y cualquier muestra de fuerza varonil era traducida como peligrosa por el sistema familiar.

 

Nuestra historia y las memorias de agresión nos estructuran. El hacerlas conscientes nos dan más libertad de movimiento. En el caso de las mujeres encontrar de donde vienen ciertos patrones repetitivos en relación con lo masculino y trabajar sobre ellos, les puede permitir expresar su feminidad sin prejuicios adoptados y con la apertura para aceptar la energía masculina sin miedos.

No quiero un novio; quiero un compañero de camino

Ya no soy la misma de antes. He sido víctima y también victimaria. He tenido que enfrentarme con el dolor de perder a alguien y he renacido de las cenizas. He tocado el amor con las palmas de mis manos, pero se me ha ido entre los dedos.

Por eso, no quiero un novio. No deseo a un hombre al que le entregue mi alma y después se la lleve a pedazos. No estoy interesada  en amores de medio tiempo, ni con fecha de vencimiento.

Quiero un compañero de camino. Un  hombre que, además de ser  mi enamorado, también me acompañe en el sendero de vida que he decidido tomar. Y que para él yo sea la única mujer con la que anhela recorrer, día a día, todos sus caminos.

 No deseo a un novio para que me de besos, me acurruque en los días fríos o que me abrace en las mañanas; eso lo hace cualquiera. 

 Quiero uno que mire en la misma dirección que yo lo hago. Él con sus metas, yo con las mías, pero ambos encaminados a una en particular: hacerlas realidad juntos.

Quiero a un hombre independiente, sí; pero no, excluyente. Que entienda que una relación es de dos y no de uno. Que este dispuesto a ceder, en algunas ocasiones, así como yo lo hago. Que mire, de vez en cuando, más allá de sus narices.

Quiero a un hombre que me ame tanto, como para imaginar una vida conmigo, así el destino, por una otra razón, cambie de dirección.

 Quiero que anhele no solo tomar mi mano en la calle, también en la vida. Que a su lado yo pueda vivir una historia de amor infinito; no desechable.

No me interesa tener una relación como las de hoy en día: efímeras, que en el primer intento dejan todo en el camino, que prefieren tomar un nuevo rumbo antes de conservar lo que tienen.

No quiero entregar mi corazón por una porción limitada de tiempo, con el temor de que, en cualquier momento, deje de latir y se resigne al dolor. No quiero que se lleven una parte de mí y me dejen un agujero en el pecho.

Quiero a ese compañero de camino, a ese compañero de vida. Y no deseo seguir caminando sin él. 

¡Indulgencias, Shopping y MakeUp!!

Caminando por una de las calles de mi amada y fancy Bogotá, encontré un lugar que definitivamente grita mi nombre, y con seguridad el de muchas. A mi, que soy amante y defensora de los labios rojos me enganchó un lipstick gigante que adorna una de sus vitrinas y por él decidí entrar. Se trata de la tienda de belleza Blush-Bar, un espacio en clave rosa creado por y para mujeres, es un verdadero templo del makeup y la indulgencia.

1

La experiencia desde el comienzo es ganadora pues puedo elegir cómo interactuar en el sitio. Un perchero me recibe con dos bolsas de shopping: la negra o la rosa, que se convierten en códigos para que las Makeup Artist sepan si quiero que me orienten o si quiero andar sola por la tienda, lo cual me parece genial pues muchas veces me agobia la excesiva cercanía del personal a cargo en las tiendas, que se transforma en invasibidad.

4

Me encantó del lugar entre otras cosas, ese espíritu de empoderamiento femenino que tiene, es una invitación permanente a consentirnos, a creer que somos únicas y a pesar de ser un lugar que vende productos de belleza, a no olvidar la autenticidad, a convencernos que somos bellas y como dice su lema a creer que “la belleza comienza en el momento que decides ser tu misma” . Eso fue lo que mas me gustó de Blush-Bar, y el origen de esta sensación se entiende al hablar con la creadora de esta idea, Claudia Lloreda, una experta y amante de la belleza. Me contó su experiencia y su pasión por el universo femenino, lleva muchos años trabajando en la industria con marcas como The Estée Lauder y Clinique, y por eso conoce perfectamente lo que nos hace felices, lo que queremos saber y lo que nos da comodidad.

11Claudia Lloreda, Creadora de este fantástico emprendimiento.

Mi recorrido inició con un mural de frases divertidas que nos identifican a todas, Blush-Bar exalta a la mujer pero sin caer en feminismo extremo, es un espacio para sentirnos bien.

1322

Está dividido en diferentes zonas, el área de los Top 10, donde nos recomiendan los productos best sellers recomendados por la casa; además cuenta con tres lavamanos inspirados en el Hotel Plaza de Nueva York que permiten probar productos de spa, cuidado facial y rutinas diarias de limpieza; hay también una mesa comunal destinada para compartir entre amigas el best seller preferido, e islas con productos de belleza y accesorios tanto de las marcas que amamos como Clinique, Lancome, Smashbox, NYX ó Burt´s Bees, y creaciones propias de la casa Blush-Bar.

18Zona de recomendados TOP 10. ¡Sugerencias ganadoras todas!

17Zona de lavamanos

14Zona de las diferentes marcas aliadas a Blush-Bar.

Como todo bar, Blush-Bar tiene un menú donde se encuentran todos sus servicios, gratuitos, personalizados y su carta de productos. Es maravilloso pues además de ofrecer marcas exclusivas, cuentan con accesorios y complementos de makeup a precios cómodos, lo mejor es poder tener a mano tutoriales express a cargo de las expertas en maquillaje, cuidado facial y asesoría de regalos, que están siempre pendientes de garantizar perfección en la visita.

15a

Cada detalle está bien pensado, una de mis áreas favoritas es la zona de maquillaje, que tiene un espejo de camerino, con iluminación perfecta que permite probar los diferentes servicios del menú, recibir tutoriales y clases de maquillaje en grupo o individuales y rutinas diarias de cuidado facial, en fin, una experiencia completa para resaltar nuestra belleza y convertirnos en nuestra propia experta de maquillaje.

20Zona de maquillaje.

Fué una mañana de caminar inesperado que se convirtió en un momento de consentirme, donde me hicieron sentir especial y única. Definitivamente volveré, sola o con mi chico, pues pensaron en todo, en la entrada hay una silla que da la bienvenida, donde los hombres pueden esperarnos tranquilamente mientras somos felices.

19Les dejo las coordenadas de este lugar que definitivamente vale la pena visitar: Avenida 82 # 12A-2 – (1) 4 661216

HORARIO:
Lunes, Martes y Miércoles: 10:30 AM – 7:00 PM
Jueves: 10:30 AM – 8:00 PM
Viernes y Sábado: 10:30 AM – 9:00 PM
Domingo: 1:00 PM – 6:00 PM

www.blush-bar.com

 

 

5 Apps que te ayudarán a cumplir tus propósitos en el 2016

Si es verdad… Siempre tenemos intenciones año tras año, bajar de peso, aprender otro idioma, viajar a alguna parte del mundo y así sigue la lista…. pero ¿en realidad cuántos propósitos logramos hacer realidad a final de año?

Si no cumpliste los de este año relájate, no eres un desastre, ni la fuerza de voluntad  te abandonó para ir a apoyar a Gwyneth Paltrow en su estilo de vida perfecto, simplemente cambiar los hábitos es mucho más difícil de lo que parece, ojala solo fuera proponérselo y hacerlo.

Entonces ¿qué podemos hacer para  conseguir de una vez por todas los objetivos que nos hemos propuesto? Pues, aunque parezca mentira, la solución está en tu celular. Hoy en día te puedes encontrar con un montón de Apps que pueden ayudarte a construir tu fuerza de voluntad.

1. Vamos a comer más sano

Weight Watchers: después de navidad todas queremos bajar esos kilitos post que se quedaron gracias a los buñuelos y las natillas; con esta App podrás comer de todo, pero mantendrás un control de lo que comer sin necesidad de hacer dieta.

APP 1

2. ¿Quieres dejar de fumar?

Lo sé, lo has intentado muchas veces y no hay poder humano que lo logre, pero ¿qué tal si ahora pruebas con NicoStopper? es una App con entrenador personal que te ayuda a regular el nivel de ansiedad, además la App tiene cuatro programas,  -tres de abandono y uno de auto control- para romper con la adicción, reduciendo la nicotina de una forma progresiva y no traumática.


APP2

3. ¿Qué tal si bajamos de peso hidratando el cuerpo?

Yo he intentado muchas veces  el régimen riguroso de 8 vasos de agua al día, pero jamás lo he logrado, pero este año con Water your body espero lograrlo. Esta App  envía notificaciones para recordarte que tienes que beber agua. Y lo mejor: calcula tu ingesta ideal en base a tu peso y necesidades personales.

APP3 

4. ¡Este año que viene vamos a tener un cuerpazo!

¿Cuántas veces has pagado la mensualidad del gimnasio  y lo has abandonado al mes? Endomondo Es una App divina, que monitoriza toda tu actividad física,  además puedes compartir tus registros en redes sociales para retarte y no perder la motivación.APP4

5. Llegó el momento de ahorrar

Para comprar carro o apto debes tener un ahorro previo así que MoneyWiz será tu mejor cómplice para cumplir ese sueño, te ayudará a crear presupuestos, controlar las cuentas y facturas e incluso generar pronósticos a futuro. Lleva a cabo registro de gastos e ingresos, ajuste de saldo, transferencias entre cuentas y sirve para programar nuestros gastos fijos como la hipoteca, préstamos, etc. Además, supervisa los presupuestos y le informará antes de que las cosas vayan mal.

app5
Cumplir tus propósitos nunca será fácil, pero con  la ayuda de estas herramientas al menos irás camino al éxito.

¡Feliz vuelta al sol!

Por: Dey Parra Gómez
@Magenta_couture

Sí es posible NO engordar en diciembre

No hay nada que espante más que una báscula, en la vuelta de la esquina, la primera semana de enero. Seguramente toda esa natilla, esos buñuelos, el pavo, los vinitos y aguardientes se van a manifestar con 4 o hasta 5 kilos de más. ¡HORROR! ¿Cómo hacer para bajarlos? –te preguntarás-. Bueno, qué tal si más bien piensas desde un principio ¿Cómo no subirlos y aún así disfrutar de lo que te gusta? Aquí te planteo 5 errores que DEFINITIVAMENTE hay que evitar. Y 5 tips que te ayudarán a controlar el número de la báscula.

Los errores GARRAFALES (que no debes cometer)

Saltarte comidas: Así es. En medio del desorden natural de la rutina, los eventos sociales y demás, se olvida por completo comer a horas y más aún, incluir las dos meriendas diarias (mañana y tarde) ¿Por qué es tan importante? Bueno, es pura lógica: si picas algo antes de la cena, cuando llegues allí, no vas a estar famélica, queriendo acabar con todo lo que encuentras a tu paso en el buffet y/o menú. Hay que mantener los niveles de hambre (Y de insulina, de paso), controlados para así ser más selectivo a la hora de comer por fuera de casa.

No moverte: Obvio, de eso se tratan las vacaciones, de descansar. Pero la falta de actividad física es mortal para la ecuación: muchas calorías ingeridas versus pocas calorías quemadas.  Sal a dar una caminata por la playa después del desayuno, aprovecha esa piscina para nadar (no solo para tostarte en el sol acostado frente a ella), baila todo lo que puedas y no utilices tanto el automóvil, sino que aprovecha para conocer la ciudad en la que estás, caminando.

Casi no tomar agua: La hidratación es esencial. Tomar agua no solo te ayuda a remover toxinas y a controlar la retención de líquidos que se da naturalmente después de consumir trago y/o alimentos muy condimentados, sino que también tiene un efecto saciante. ¿Sabías que muchas veces sentimos hambre pero realmente, es sed? Entre más agua tomes, mejor.

Ingerir más licor: Está ahí por todas partes: en el open bar del hotel, en la cena con tus amigos, en la casa de tus familiares. Y hay de todo: vino, whisky, cocteles, mejor dicho. Técnicamente, el trago no aporta ningún contenido nutricional; son puras calorías vacías. Pero como no quiero sonar aguafiestas, hay que aprender a tomarlo con inteligencia y con moderación. Una copa seguro no le aporta tantas calorías extras a tu día, pero ¿cuatro?

No dormir: Es una paradoja. Nos movemos menos porque estamos en modo locha, pero eso no quiere decir que durmamos tanto. Normalmente, en vacaciones uno suele acostarse más tarde de lo normal, inclusive, al amanecer. Bueno, no dormir altera los niveles hormonales, confunde al cuerpo y nos genera antojos poco saludables y más hambre. Entre menos duermas, más posibilidades hay de ganar de peso, así no ingieras tantas calorías de más.

¿Qué hacer para NO engordar? ¡Garantizado!

Desayuna saludable: Avena, panes integrales, frutas enteras, huevos… no te saltes el desayuno, y prepara a tu cuerpo para un día largo con una comida lo más balanceada posible. No olvides la importancia de incluir cereales integrales que contengan fibra todos los días; esta ayuda a regular los niveles de hambre a lo largo del día.

Carga snacks sanos en la maleta: En orden de no saltarte ninguna merienda o de sucumbir ante cualquier paquetico que te encuentres en el camino, lo más sensato es cargar con opciones saludables: almendras sin sal, una manzana, yougur sin dulce, galletas integrales, queso pera. Lo importante es estar siempre preparado.

Omite los jugos de frutas: Desde el desayuno, los snacks e incluido el almuerzo o la cena: los jugos de frutas, aunque sean naturales, están repletos de azúcar. Y ese exceso, más todos los otros pecaditos diarios, determinarán cuánto peso subes o no. ¿Lo mejor? Tomar agua (porque las gaseosas light tampoco son idóneas) o infusiones –frías o calientes- sin azúcar.

Evita los carbohidratos en ciertas comidas: Si ya sabes que en la noche vas a ir a una fiesta, evita en el almuerzo la porción de carbohidrato. Así reservarás ‘macros’ para poder disfrutar un poco más en la noche, sin tantas culpas. Recuerda: ojalá el 80% de los carbohidratos que consuman sean complejos y NO refinados, para que el organismo pueda absorberlos lentamente sin que se alteren sus niveles de azúcar en la sangre.

Controla las porciones: Por caridad, come de todo. De eso se tratan las vacaciones. De probar, relajarse, ¡de vivir! Pero hay una diferencia entre probar y hasta comerse 3 platos. Lo más sensato siempre es aprender a controlar las porciones; no hay necesidad de excederse. ¡Ojo! con los planes all inclusive en los que puedes picotear todo el día! Escucha a tu cuerpo. ¿Sí tienes hambre o comes por comer? ¿Te sienta bien o mal ese alimento? Sé inteligente¸ en el balance está el secreto.

LA ÑAPA: Ni se te ocurra pesarte inmediatamente regreses de vacaciones. Espera por lo menos una semana, en la que es recomendable tomar agua con limón y jengibre en ayunas y por lo menos, 2L de agua diarios para limpiar el organismo y hacer que deje de retener líquidos. Recuerda que el peso depende de muchos factores, así que es mejor dejar el el cuerpo retome la rutina de nuevo y ahí sí, entrar a verificar el número de la báscula.

Encuéntrame en:

Instagram: @LaCucharaDeCata

Twitter: @LaCucharaDeCata

lacucharadecata.wordpress.com

Ahora sí vas a aprender a leer una etiqueta nutricional

A ver, seamos honestas. Leer la tabla nutricional y los porcentajes de vitaminas e ingredientes de un producto alimenticio no es tan fácil. Al contrario: a veces la información puede resultar tan confusa, que optamos por desistir de la costumbre de examinarla y terminamos ingiriendo cosas que no deberíamos. ¿Algunos ejemplos? Químicos dañinos, calorías de más y azúcar insospechada. Aquí te ayudo a develar los misterios de la información nutricional para que aprendas, de ahora en adelante, a ser más asertiva y a elegir con inteligencia lo que comes.

Primero lo primero: el tamaño de la porción Es lo más importante porque aquí es donde puedes ver exactamente cuántas porciones hay en el paquete y de qué tamaño, es decir, a cuántos gramos o mililitros equivale cada una. Ten en cuenta que, toda la información nutricional de la tabla corresponde a UNA sola porción y que, por lo general, los empaques de alimentos y/o bebidas contienen más de una.

Calorías y más calorías: aunque no es saludable obsesionarse con la matemática de lo que comes, sí es clave que aprendas a identificar cuánta energía estás consumiendo, basándote en el tamaño de la porción, que ha sido ya previamente identificado. Esto puede ser útil si estás en déficit o pérdida de grasa. No obstante, recuerda: lo importante es la calidad del producto (es decir, su densidad nutricional), y NO su cantidad de calorías.

Porcentaje correspondiente al valor diario: con este puedes identificar cómo los nutrientes contenidos en una porción de alimento influyen o aportan en tu dieta. Estos valores (%VD) están fundamentados en dietas de 2.000 calorías por día, pero nunca debes olvidar que cada persona tiene requerimientos energéticos particulares que pueden ser menores o mayores dependiendo de su nivel de actividad física, edad y sexo, entre otros factores.

¡Come menos! Las grasas ‒especialmente las trans y las saturadas‒, el colesterol, el sodio, los carbohidratos (simples, es decir, con poco o nada de fibra), y los azúcares son esa ‘partecita’ de la etiqueta que debería escudriñarse con más detalle. Entre menos gramos de cada uno haya, mejor.

Nutrientes aprobados: todo lo que sea fibra, proteínas y vitaminas y minerales (A, C, K, calcio, potasio, etc) es más que bienvenido en una dieta balanceada. Entre mayor cantidad de dichos componentes haya en un alimento, podrás garantizar que estás haciendo una elección inteligente, en pro de tu salud.

5 tips infalibles

• ¡Cuidado! Procura no consumir productos que por porción tengan más de 5 gramos de azúcar. La grasa tampoco debería ser superior a esta cantidad (ni mucho menos si aquí se incluyen las saturadas y/o trans, las más peligrosas).

• Opta por aquellos alimentos que tengan más de 4 gramos de fibra.

• Entre más proteína contenga un producto, mejor. ¿Referencias? Lo ideal es entre 10 y 20 gramos, y mínimo, 5 gramos.

• Ojo con el sodio. Dependiendo de tus objetivos y condiciones de salud, podría ser prudente controlar su ingesta diaria, ya que puede contribuir a la retención de líquidos y al empeoramiento de otras enfermedades.

• Si tiene más de cinco o seis ingredientes, para muchos ya no es considerado ‘saludable’. Si te parece muy extremo, por lo menos sé fiel a este consejo: lo que sea impronunciable en la lista de ingredientes, no lo comas. Hazte la pregunta: si no eres capaz ni de deletrear ese ingrediente, ¿tu cuerpo acaso podrá reconocerlo y metabolizarlo?

Regla de oro

En la lista de ingredientes se debe mencionar cada uno en orden proporcional a la cantidad del mismo que está contenida en el alimento, por ende, evita los que en los tres primeros sean azúcar, jarabe de maíz alto en fructosa y/o harina refinada.

*Este artículo fue publicado en la edición 11 de la revista Fit de Bodytech, uno de los proyectos editoriales que coordino en Publicaciones Semana.

*Fuente: U.S Food and Drug Administration (FDA).

Encuéntrame en:

Instagram: @LaCucharaDeCata

Twitter: @LaCucharaDeCata

lacucharadecata.wordpress.com

El derecho que nos quedaron debiendo.

 

Los argumentos de quienes se oponen a la despenalización del aborto van desde la prevalencia de los derechos de un bebé, hasta la supuesta alcahuetería del Estado frente a la irresponsabilidad de las mujeres. Me han dicho que legalizar esta conducta es acolitar las pésimas decisiones que las mujeres (principalmente) y los hombres han tomado frente a su sexualidad. También me han dicho que el bebé no tiene la culpa de ser un embarazo no planeado. Pero la discusión de fondo no es si el no nacido tiene la culpa o no, o si sus futuros padres son unos irresponsables. El debate que realmente se tiene que dar es qué derechos se están violando al penalizar el aborto y cómo la sociedad ha justificado esto. A continuación  una serie de mentiras que nos han echado la vida entera para no garantizarnos un derecho que nos merecemos. 

Mentira número uno: la creación de leyes y su interpretación es neutral, no está sesgada. Que existan normas como el artículo 122 del Código Penal, que es aquél por el que se da esta discusión, evidencia la existencia de una sociedad patriarcal. Es un error ignorar que en la construcción de leyes las ideologías juegan un papel vital. Tanto las personas que hacen las normas (en Colombia el Congreso) como quienes las interpretan y aplican, es decir, los jueces, guían este proceso bajo una ideología. Duncan Kennedy, un teórico jurista, ha escrito acerca de la presencia de las ideologías en la creación de normas, y cómo el derecho termina siendo una lucha política. En ocasiones esta conducta es inconciente, mas no menos real. La ideología detrás de la penalización del aborto es patriarcal. ¿Por qué? El género es un sistema político que condiciona ciertas relaciones de poder en las que un grupo es subordinado: las mujeres. A nosotras se nos discrimina por el simple hecho de ser mujeres, y esto se evidencia cuando a través de las leyes se perpetúa esta condición y como resultado se nos niegan derechos que deberíamos tener, como el del aborto. No malinterpreten mi argumento. Yo no estoy diciendo que cada una de las leyes de este país son patriarcales, sino que detrás de cada norma hay una carga ideológica. Que algunas de las leyes tengan una carga ideológica patriarcal es la discusión que quiero dar acá. ¿Por qué las posiciones morales de quienes se oponen al aborto, de aquellos que hicieron las leyes, deben limitarnos a las mujeres? ¿Por qué su posición tiene que inmiscuirse en nuestra intimidad? 

Mentira número dos: los hombres y las mujeres somos iguales y por tanto, merecemos el mismo trato. Si bien el movimiento feminista lucha porque a las mujeres se nos considere de la misma manera que a los hombres, cabe hacer una aclaración. No hay que confundirse: hombres y mujeres somos distintos, pero esta diferencia no implica que se nos discrimine negativamente a nosotras; el género no puede ser motivo de marginalización. Una sociedad perpetúa la desigualdad de género cuando les da exactamente los mismos derechos a los hombres y a las mujeres, bajo el argumento de que somos iguales. Catharine MacKinnon, abogada feminista, afirma que ignorar las problemáticas de género y asumir que las condiciones de los hombres por razón de género cobijan también a las mujeres es creer, erróneamente, que no hay desigualdad de sexos. A un hombre no se le puede garantizar su derecho a abortar porque no puede quedar embarazado. ¿Por qué extender esta misma consideración a las mujeres, quienes por naturaleza sí pueden dar a luz? La penalización del aborto viola el derecho de igualdad de las mujeres al ponerlas en un escalafón inferior frente a los hombres, en la medida que a éstos se les garantizan más derechos. Asimismo, negar este derecho va en contra del derecho a la reproducción, a la libre expresión y a la salud de las mujeres. Si nosotras no decidimos cuándo tener un hijo o no, no somos dueñas de nuestro cuerpo.

Mentira número tres: la vida del no nacido vale más que los derechos de una mujer. ¿Tienen más peso los derechos de un feto o los de una persona? La respuesta tiene un tono agridulce: un feto no tiene derechos. ¿Crudo? Sí. Para ser sujeto de derechos se requiere ser considerado persona, calidad que según nuestro Código Civil se otorga desde el momento en el que uno se separa de su madre (art. 90, Código Civil). El nasciturus, es decir, el feto, no se enmarca dentro de esta calificación, por lo que no puede ejercer algo que por su condición no tiene. Pero no crean, la posición del Estado no es tan extrema. El no nacido tiene protección (art. 91, Código Civil), que es una cosa bien distinta a tener derechos. ¿De cuándo acá tener protección es sinónimo de gozar plenamente de un derecho? El argumento de que se debe proteger la vida del no nacido (por encima de los derechos de la mujer) es refutable porque su condición, por mal que suene no es equiparable a la de la mujer. Una cosa es que las leyes protejan la vida de un mero proyecto persona, y otra muy distinta es que garanticen el efectivo goce del derecho a la vida de una persona. Ah, y una cosa más. Si tanto se quiere proteger la vida de este futuro bebé, debería estar claro que la vida es defendible, por supuesto, pero no cualquier vida. Un bebé tiene derecho a nacer, pero en condiciones dignas y con un mínimo nivel de vida garantizada. ¿Para qué aumentar el número de personas que viven en la pobreza en este país o que, simplemente no fueron deseadas?

Mentira número cuatro: legalizar el aborto aumentará el número de procedimientos que se realicen en el país: Una cosa es cierta: las mujeres abortan, sea legal o no. No es verdad que despenalizar el aborto significa que las mujeres van a tener relaciones sexuales sin protección y van a abortar como locas. Pero si fuera el caso, la solución a esto no es reprimir una conducta, sino que se debe enseñar que el aborto no es la primera, sino la última opción. Que yo defienda el aborto no quiere decir que me voy a dejar embarazar porque pues ¿qué carajos?, si puedo abortar. No voy a coger de plan de viernes ir a abortar. No, las cosas no son así. En caso de que algo saliera mal y tuviera un embarazo no deseado, me gustaría tener  posibilidad de considerarlo y decir “no quiero ser madre”. La cosa es que en este momento ni siquiera existe esta posibilidad. Como dice Florence Thomas: no es ser proaborto, sino prochoice. 

Les  boto un dato: hace unos años, el instituto Guttmacher realizó un estudio sobre el número de abortos clandestinos en el país. En el año 2013 se registraron 911.897 embarazos no planeados, de los cuales de 400.412 abortos, tan sólo 3.400 fueron legales. Casi la mitad de las mujeres que quedaron embarazadas abortaron. Asimismo, debido a la falta de información de quienes deciden auto inducirse un aborto, las complicaciones de este procedimiento aumentan, y en muchos casos el resultado es una hemorragia vaginal. Despenalizar el aborto no aumentará el número de procedimientos que se efectúan al año en el país, sólo va a legalizar una conducta que en este momento se está realizando clandestinamente y que es la causa principal de muerte materna. Si se legaliza el aborto no sólo se elimina una norma ineficaz, sino que se protege el derecho a la vida y a la salud de las mujeres al minimizar este número de muertes.

La penalización del aborto es una discusión jurídica, pero además social y moral. Social y moral no porque se lesionen algunas posturas y se hieran susceptibilidades, sino porque la creación de normas como esta tiene un tinte ideológico, que va desde la esfera moral hasta la social: este problema radica tanto en la posición de quienes creen que abortar está mal, que es pecado, como en la materialización de dicha postura en las leyes. Que la Fiscalía esté considerando darle el sí a la legalización total del aborto es un gran paso para que de una vez por todas nos den ese derecho que nos quedaron debiendo.

@lautomar


McKinnon, Catharine, Hacia una Teoría Feminista del Estado, Madrid: Ediciones Cátedra, 1989, pp. 277-304 y 427-446.

Duncan Kennedy, A Ciritique of Adjudication, Cambridge, Harvard University Press, 1997, pp. 133-212.

Prada, E; Singh, S; Remez¸ L; Villarreal, C. Embarazo no deseado y aborto inducido en Colombia: causas y consecuencias. Disponible en https://www.guttmacher.org/pubs/Embarazo-no-deseado-Colombia.pdf