10 lecciones de estilo de Pedro el escamoso

Con su carisma, su corazón, su sonrisa y su manera de bailar, Pedrito Coral Tavera (Miguel Varoni), más conocido como Pedro el escamoso, nos mantuvo pegados al televisor entre 2001 y 2003.

Gracias a su extravagancia y su personalidad se llevó el corazón de la Doctora Paula, y de todo Colombia. Un personaje inolvidable  que también nos deja algunas lecciones de estilo:

1. No hay que tenerles miedo a los estampados audaces

pedro el escamoso 1

2. Dile sí a mezclar varios estampados en un solo atuendo.

pedro el escamoso 2

3. Combinando colores fuertes serás el centro de atención

pedro el escamoso 4

4. Toma un elemento llamativo y conviértelo en el centro de tu atuendo

Pedro el escamoso 5

5. No temas destacarte si la ocasión es elegante.

pedro traje

6. No te encasilles en un solo look. Toma riesgos con tu estilo.

7. Todos tenemos defectos. No dejes que te acomplejen.

8. Unos zapatos llamativos pueden hacer la diferencia en tu look.

pedro zapatos

9. Ama tu pelo. Pero atrévete a cambiarlo de vez en cuando. 

makeover

10. Lo más importante es la actitud y la confianza en ti mismo.

actitud

¡Muchas gracias Pedrito Coral!

pirulino2

La mala costumbre de confundir sexo con amor

Todos hemos tenido en algún momento una de esas relaciones en las que no se sabe muy bien si son amantes, cuasi novios, novios sin título o cualquier otra patraña que uno se inventa para ponerle un nombre a esa vaina. Es como si tuviéramos que ponerle siempre una etiqueta a cada cosa para que tenga un sentido en nuestras vidas, grave error.

Una de esas cosas raras que pasan hoy en día y que aún no puedo entender es cómo muchas relaciones comienzan sin comenzar, me explico, en mis épocas uno aún pedía el cuadre y se daba por hecho que esa era la fecha de inicio del noviazgo, así se tenía una razón cíclica para celebrar esa porquería del cumple mes y el aniversario, que admito a veces son divertidos pero que con tanta cursilería se los van tirando.

Y es que las relaciones comienzan con un par de salidas y seguramente algunos encuentros de cama, que a veces cuando está buena la cosa terminan siendo constantes y excitantes. Aquí no estamos para culpar a nadie porque lo haya dado en la primera, segunda o quinta cita, simplemente estamos diciendo que desgraciadamente para unos, afortunadamente para muchos la mayoría de las relaciones hoy en día comienzan en la cama.

Pero como no comenzar lo bueno con algo mejor, siempre es bueno degustar el plato fuerte al principio para saber cómo será el resto, porque con meras entraditas la vaina no funciona. Que sí, que acá aprobamos el libre albedrío y la gozadera antes de meter las patas comprometiéndose con alguien con quien tal vez vaya a pasar el resto de sus días.

Y es que si uno tiene la intención de enseriarse con alguien pues es mucho mejor si las cosas van bien en cuestiones de cama, porque qué pereza uno aguantarse un mal polvo por más buen samaritano que sea, eso no.

Pero todo comienza a complicarse cuando con el pasar de los días y las acostadas uno comienza a pensar acerca del nombre que tiene esa relación, como si fuera necesario bautizarla para creer que vamos para algún lado, pero desgraciadamente nadie se inmuta por hacerlo, es como si ninguno estuviera seguro si lo que está ocurriendo allí es simplemente sexo con una persona con la que se entiende muy bien, o es que hay algo más, quizá amor.

Esa bendita costumbre de los seres humanos de complicarnos todo, porque en el fondo uno sabe que se está tragando, que además de estar cogiendo de lo lindo también se está metiendo una empeliculada de la cual difícilmente podrá salir.

Y es que todos queremos ser solteros pero a la vez queremos tener relaciones serias, o sea, la ambigüedad e imprecisión de lo que queremos es tan berraca que ni nosotros mismos nos entendemos, así que queremos seguir teniendo sexo de lo lindo pero también queremos ponerle un nombre a la vaina, y por qué no, saber si la otra persona nos quiere de juguetes sexuales (que tampoco es mala idea) o nos quiere para algo serio.

Y uno puede seguir divagando por meses y años, porque en muchos casos ninguno de los dos se atreve a poner un nombre por temor a enamorarse (más), o simplemente porque no quiere nada serio, también es válido. Pero como la cabeza de uno es más terca que una mula trabada, entonces comienza el drama.

Que si lo que yo siento es amor entonces porque este otro solo quiere sexo, que si lo que quiero es sexo este otro por qué me da cartas de amor, y así nos la pasamos confundiendo una cosa con otra, porque entre el sexo y el amor hay mucho en común, y por eso es tan difícil distinguir uno de otro.

El sexo es una forma increíble de enamorar a una persona, porque no nos digamos mentiras, por más espectacular que parezca la persona física o mentalmente si no funciona la cama entonces no funciona nada, puede ser que haya amor en un futuro pero ese amor seguramente será más fraternal que cualquier otra cosa, porque a uno le hace falta ese lado salvaje que le rasgue la ropa y le haga hasta para vender, eso sí que enamora.

Moraleja Cangrejiana: entre el sexo y el amor hay una línea tan delgada que es fácil creer que se está enamorado de la persona que se está cogiendo, cuando esta puede ser la película más grande en la que uno se haya metido, así que no se arme películas, más bien disfrute de los buenos ratos que esa vaina del amor algún día llegará, aproveche más bien antes que le echen la soga al cuello.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

Más artículos en CangrejoPerez.com

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Facebook: @CangrejoPerez

He llegado a la conclusión…

He llegado a la conclusión de que usted y yo no nos necesitamos. Solo estamos juntos por estar.

No nos engañemos más. Aquí nada va a crecer. Aquí no hay amor. No hay vida. No hay bases sobre las qué construir. Usted quiere una casa prefabricada y yo quiero una mansión.

Yo quiero amor verdadero. Que pueda sentir. Y no lo siento.

Tal vez usted tiene miedo de hacerme feliz, de encontrarme y perderse en mí.

Usted tiene un inmenso temor de enamorarse de mí. Pero no quiero seguir luchando.

Voy a dejar que el río siga su cauce, así sin más. Sin forzar su rumbo. No seguiré poniendo rocas en el camino para desviar sus aguas.

Usted busca temporalidad, pero yo busco infinidad. Estamos por rumbos distintos. Queremos cosas diferentes ¿Para qué continuar en un cuento que no tiene final feliz?

Yo sí quiero un amor así. Ese que me haga latir el corazón, con tal fuerza, que solo quiera estar a su lado por lo que me resta de vida.

Pero parece que usted no.

No seguiré esperando nada suyo. Nada. Solo de mí.

El camino sigue y yo tengo los brazos abiertos.

Hoy me resigno y acepto. Sigo con la cabeza al frente. Esperando por alguien que usted, evidentemente, no quiere ser en mi vida: mi amor eterno.

@AnaLuRey

Dejar de pensar en sí mismo, para pensar en los demás

Nos acostumbramos a poner los cimientos de las relaciones sentimentales bajo la premisa del amor, olvidando que existen otros detalles que valen más que eso.

Siempre he pensado que si no hay amor, no hay nada. Pero ¿De qué vale el amor cuando no se es capaz de dejar de pensar en sí mismo, en algunas ocasiones, para pensar en la otra persona?

Me pregunto de qué vale decir a viva voz que se ama a la otra persona, cuando cuesta tanto dejar a un lado la zona de confort, para hacer feliz al otro.

Eso no es amor. Amor no es buscar solo el beneficio individual, sino aprender a ceder. Aprender del otro y de sus gustos y pasiones y, así sea, de vez en cuando compartirlas. No porque nos gusten también, sino porque para esa persona – que decimos amar- son una parte inherente de su vida. Y es por esto que es importante para nuestra pareja que estemos presentes. Porque quiere vivirlas con nosotros.

Qué bonito es cuando el otro se interesa por compartir momentos con el grupo de amigos o familia del otro, así poco le guste ¿Cuál es el detalle? Que lo hace es para que ver dibujada una sonrisa en el rostro de quien ama.

Amar es aprender a dejar el egoísmo a un lado, pues cuando se quiere hacer algo por el otro, se hace. Tan simple como eso. Para lo demás solo hay excusas.

El amor es importante. Sí. Pero se tiene que demostrar.Decir “te amo” es fácil; darle un verdadero significado a esa palabra – tan inmensa- no lo es.

Amar encierra muchas cosas, entre ellas pensar en el otro. No solo en nuestro bienestar o en lo que nos haga felices. Es hacer un sacrificio por la otra persona ¿Por qué? Porque vale la pena verla feliz. Porque así es que nace el amor: de detalles. Lo demás es solo “amor” a medio tiempo.

@AnaLuRey

Mi tóxico Él.

El día que mi él me rompió el corazón, bueno, la última vez que mi él me rompió el corazón, después de pensar y pensar quién tenía la culpa, de echarme la culpa constantemente, de buscar cómo arreglarlo, de llorar, calmarme, volver a llorar, volver a calmarme, de estar en ese círculo vicioso que parece no acabar; pensé, ¿Y si mi él es tóxico en mi vida?, no lo sé, quisiera pensar que no lo es, pero al pensar en cuántas veces en los últimos meses hemos pasado al menos una semana queriendonos más que peleando, no recuerdo cuando fue la última vez que sucedió eso. No estoy diciendo que no nos queremos, no, todo lo contrario, nos queremos y muchísimo, pero no es suficiente para que funcione como debería.

Entonces, vino a mi mente, cuántas de nosotras hemos pasado por la misma situación? Y nos ensañamos en querer permanecer ahí, en donde no sabemos si va a mejorar, en donde no razonamos que amar no es suficiente, nos olvidamos de nosotras mismas, del amor propio, de que para poder hacer sonreír y hacer feliz a otro, primero debemos serlo nosotras, y si ya no tenemos eso en nuestro interior primero hay que arreglarnos antes de querer arreglar a otro, antes de que esa compañía se convierta en algo tóxico para nuestras vidas, consumiendo las pocas energías que nos quedan. En el amor ambos deben querer permanecer, cuando eso deja de ocurrir es el momento de soltar y aprender a vivir. Solo al momento de querer tomar la decisión de estar bien y de ver nuestro verdadero valor, entenderemos que no está bien estar en esa situación de ser lastimado y perdonar, o lastimar y pedir perdón constantemente.

Por eso hoy les digo: ¡quieranse!, tengan la suficiente valentía para seguir adelante, siempre está el miedo a no encontrar a alguien que nos haga sentir como alguna vez nos hizo sentir esa persona, pero tampoco es justo estar esperando que ese alguien nos quiera de nuevo como nos quiso alguna vez.

Martina.

POSIBLE LO IMPOSIBLE

De las historias que más disfruto contar entre mis allegados, la que hoy contaré es la que más me alegra.

Durante mucho tiempo critiqué las malas pasiones que nos demandan acciones de las que nos podemos arrepentir con el tiempo, como por ejemplo arriesgar todo por amor y volar lejos, o buscar donde nada se ha perdido. Miles de refranes pegan con la ocasión. Sin embargo, hay pasiones que nos arrastran a tomar decisiones y nos lanzamos a mostrarnos tal cual somos ante personas que nos hacen crecer, nos hacen mejores.

Crecemos en una sociedad llena de prejuicios, de tabúes, donde no se debe amar a alguien de tu mismo sexo, o donde una planta sanadora es prohibida. Crecemos en hogares donde enseñan a las princesas a mantener contentos a los príncipes, y donde esas mismas princesas no deben mirar a otros, para no ser calificadas como adúlteras.

Crecí llena de prejuicios que, a pesar de querer sanarlos y actuar con madurez, me ha permitido guardar a una puritana dentro de mí que sigue, de vez en cuando, enjuiciando, calificando, etiquetando, esa que intento callar cada vez que hago un juicio interno, porque mi boca no quiere sacarlo.

De conjuros de abundancia y amor

Cristina, nombre de ficción para proteger a la personaja de ésta historia, es una hermosa mujer, con sus principios bien definidos: feminista, cyborgciana, amante de los gatos y las lunas con humaradas; decidió venir a Buenos Aires para cambiar de ambiente y, luego de haber huido de una vida que le ofrecían como ama de casa, también en otro país, con un hombre al que no quería demasiado.

Llegó a la ciudad a estudiar, becada por el Gobierno. Vivió mil experiencias sobre viajes interiores en su primer año de estadía, siempre con la decisión de querer vivir una relación que permitiera la libertad de expresión.

Un día, a finales de año, conoció a un hombre, bastante coherente con sus pensamientos y principios, respetuoso de su filosofía feminista…bastante moderno. Trabajador sobre plantas, y amante de las risas.

El chico argentino se presentó como un gran cómplice en la organización de encuentros y festivales pro-feministas y pro-plantas prohibidas.

"Plantas prohibidas" Ilustración por Gato RC
“Plantas prohibidas” Ilustración por Gato RC

 

Para resumir, se enamoraron, y a los cuatro meses decidieron vivir juntos.

Ella, una librana divertida, y a veces demandante de atención, soñó con una relación en la que pudiera expresarse en libertad y, sobretodo que ese otro pudiera valorar lo que para ella significaba la amistad entre sus amigas brujitas por sobre cualquier relación, sus amigas son su familia, y la claridad y comunicación le ha funcionado. El chico se presentó con esa impronta.

Se arriesgó a vivir aventuras en su monkey móvil, y en su casita a las afueras de la ciudad. Se dio cuenta lo que realmente era amar en libertad y lo que era vivir sin censura en su propio hogar. Por supuesto que los problemas en la convivencia se presentaron o se siguen presentando, como todo; lo bueno es que son conscientes de ello y siguen en camino por mejorar.

Siempre viéndo-se, sonriéndo-se, y apoyándo-se ante todo, pensando en presente pro futuro.

Sus vidas, después de incertidumbres y parejas de tránsito, se cruzaron para prevalecer amor sobre principios, complicidad sobre juicios y lealtad sobre egoísmos.

"Soñando..." Ilustración por Gato RC
“Soñando…” Ilustración por Gato RC

 

Mis juicios se callaron con respecto a algunas decisiones pasionales. Mi yo puritana no habló mientras conocía la historia, y mi amistad con Cristina creció inmensamente para anidarla en mi corazón junto a su leal monkey. (Le decimos así por cariño).

Cristina, me enseñó a valorar la amistad, a vivir sin callarnos nuestras filosofías y principios y, a valorar-nos como todas unas féminas festivas.

Empecé mi crecimiento interior, gracias a historias como éstas, que me ayudan a construir mi historia todos los días, y que espero que a medida que siga con este blog y otros escritos, les ayuden a ustedes también a facilitar su camino.

Viajes interiores son posibles y, por supuesto, crear nuestro camino con nuestros propios principios también lo es.

 

 

Los Garabatos de la bella Gato RC los encuentran en su FanPage y en su WordPress.

¡Sígannos los buenos! Nuestra FanPage >>>>> Vivir en el extranjero

17 objetos que todos los fans de X- Files querrán tener

Música de fondo para este post:

 

El 24 de enero de 2016 es una fecha que los fans de X-Files esperan con ansias: La serie que nos hizo creer que la verdad estaba ahí afuera regresa después de 15 años fuera del aire.

Luego de varios años de ausencia volveremos a ver a los agentes Mulder y Scully tras los casos más extraños.

Mientras llega el día del regreso, aquí algunas cosas que harían un excelente regalo para un fan de esta icónica serie de los 90.

Esta camiseta  (Se consigue aquí) il_570xN.662923381_9s00

 

O esta. Se consigue aquí.

top

Este collar. Se consigue aquí.

scully

o este. Se consigue aquí.

collar3

Estos aretes. Se consiguen aquí.

aretes

 

 Estos anillos. Se consiguen aquí.

anillos

 Estos mitones. Se consiguen aquí.

mitones

Esta pulsera.Se consigue aquí.

pulsera

Estos botones.Se consiguen aquí.

botones

Este brillo. Se consigue aquí.

lipgloss

Esta corbata.Se consigue aquí.

corbata

Esta cartuchera. Se consigue aquí.

cartuchera

Esta vela. Se consigue aquí.

vela

Este diseño de tatuaje. Se puede ver aquí.

tatuaje

Este llavero.Se consigue aquí.

llavero

Este parche. Se consigue aquí.

parche

Estos leggings.Se consiguen aquí.

Leggings

 

Cuando uno tiene días oscuros

Hay días oscuros, tan oscuros que uno piensa que es el fin del mundo, de un mundo en el que a veces estamos tan inconformes con lo que somos y lo que tenemos que creemos no tener nada bueno que ofrecer, a nadie, absolutamente a nadie.

Por eso es que yo también caí en la trampa de los días negros, esos que no tienen principio ni fin, son días en los que uno amanece como si no hubiera dormido en años y con el peso de una vida que a veces ni siquiera sabemos cómo llevar. Pero de todo se aprende, se aprende a levantarse y seguir creyendo en uno mismo, a seguir creyendo en que podemos ser más de lo que queremos y menos de lo que nos imponen ser.

Los días oscuros están plagados de batallas y problemas que se arma uno mismo en la cabeza, son guerras interminables contra nosotros mismos, como si juzgáramos nuestra existencia de una forma tan dura que no se puede defender, es una lucha constante contra uno mismo, contra lo que se quiere, contra lo que se piensa.

Y es que estos días de crisis llegan cuando uno menos piensa, porque aparecen de la nada, a veces ni siquiera se sabe cuál fue el detonante, solo se sabe que amanecimos belicosos, lo malo es que es una batalla contra sí mismo, cuando lo que deberíamos hacer es buscar soluciones lo único que encontramos son problemas. Normal, somos especialistas en pelear con nosotros mismos.

Pero también hay que saber que en muchos casos estos días negros tienen nombre y apellido, personas cercanas que nos avasallan con sus discursos de moralidad, desconocidos que nos atacan por lo que hacemos cuando ni siquiera nos conocen, personas llenas de rencores y odio contra sí mismos pero que canalizan atacando a los demás.

Lo que pasa es que vivimos en un mundo en el que difícilmente uno puede hacer feliz a todas las personas que le rodean, pero nos echamos ese peso encima, es como si quisiéramos encajar en lo que todos esperan de nosotros cuando realmente ese es un imposible y ahí es donde todo empieza mal, donde pasan de ser días oscuros a vidas oscuras.

Es como si tuviéramos que atajar nuestros pensamientos por más dóciles que sean con tal de que la las demás personas se sientan conformes con lo que hacemos, somos y decimos, es como si fuera necesario reprimir nuestros valores y defectos con tal de encajar, cuando encajar es por lo que menos deberíamos preocuparnos.

Pero todos hemos pasado por estos días en los que no quisiéramos ni abrir los ojos aunque no entendamos muy bien el porqué, es como si algo faltara en la vida de uno pero sin saber qué es ese algo, ahí es donde realmente está el chiste, nos sentimos inconformes con algo que puede o no estar en nuestras vidas, vaina rara.

Y es que así somos los seres humanos, un ir y venir de emociones y sentimientos que difícilmente podremos explicar, pero lo bueno es que siempre podremos levantarnos para seguir el camino, no hay mal que dure cien años, como dicen por ahí.

Y es que no es fácil levantarse todos los días del mejor ánimo, mucho menos cuando a veces la circunstancias y las personas nos llevan a ello, el problema es que nos dejamos arrastrar cuando realmente está en uno mismo tomar una actitud para enfrentar cada día.

Pero también hay que admitir que simplemente hay días en los que uno amanece de malas pulgas y eso está bien, ni que tuviéramos que vivir siempre con una sonrisa de oreja a oreja, pero en últimas lo mejor es no dejarse llevar por los pensamientos negativos, por más difícil que esto parezca. Más bien hay que respirar profundo y seguir adelante porque un día malo no hace una vida mala, lo importante es no acumular muchos días así, porque en ese caso la tristeza comienza a parecer natural en nuestras vidas.

Moraleja Cangrejiana: de nada sirve amargarse por lo que la gente dice o piensa de nosotros, muchos menos amargarse por cosas que ni siquiera sabemos que realmente existen, más bien hay que echarle mano a la voluntad y berraquera para seguir adelante, porque días malos pueden haber, pero no pueden duran para siempre.

Escribiendo desde lo más profundo del mar,

@CangrejoPerez

Más artículos en CangrejoPerez.com

En Twitter: @CangrejoPerez

En Instagram: @CangrejoPerez

En Facebook: @CangrejoPerez

Brackets con estilo

Todas las mujeres tenemos algún complejo o algo que no nos gusta de nuestro cuerpo, en mi caso siempre fueron mis dientes, pues a partir de mis 15 años empezaron a cambiar y desde ahí siempre los odontólogos me dijeron que necesitaba Brackets.

Fuente: www.imagui.com
Fuente: www.imagui.com

Es muy fácil ver mujeres que no sonríen cuando los tienen pensando que se ven mal o que no sonreír o hacerlo con la boca cerrada las hará ver mejor en una foto haciendo que los Brackets sean menos obvios, pues no es así, entre más los trates de ocultar más llamaran la atención, hoy yo tengo 28 años y hace unas horas me pusieron Brackets. No es fácil adaptarte a una nueva imagen de ti misma, pero entre mas natural los luzcas mejor se verán. Por esto hoy les doy unos consejos de cómo lucir sus Brackets con estilo.

Fuente: sktersrhot.tumblr.com
Fuente: sktersrhot.tumblr.com
  1. Sonríe, esto es lo mas importante, pues entre mas trates de ocultarlos para la gente serán mucho mas obvios y se enfocarán mas en ellos, así que has de cuenta que no los tienes (Entre menos importancia le des tu, menos se la darán los demás).
  2. Usa los cauchos del color que mas te guste y que mejor te quede (hoy descubrí que los colores claros hacen que resalten menos tus Brackets, pues los hacen mas suaves a la vista, pero los colores oscuros hacen que tus dientes se vean mas blancos) yo escogí morado pues es mi color favorito.
  3. Maquillaje, si no quieres llamar la atención a tu boca, busca que el maquillaje sea un poco mas fuerte en tus ojos, así la atención ira a ellos. Si eres mas osada, los labiales de colores llevarán la atención a tu boca y mostraras tus Brackets con mas personalidad.
  4. mantén tus labios humectados, pues cuando están secos se vuelven poco atractivos y se ven poco saludables.
  5. trata siempre de llevarlos limpios, recuerda que cuando los tienes es muy fácil que la comida se atasque en ellos.
  6. Piensa en el resultado, siempre cuando llevas Brackets debes pensar en que si ahora te ves linda con ellos, cuando te los quiten te vas a ser mucho mas bonita.
    Fuente: http://showbiz.publimetro.cl
    Fuente: http://showbiz.publimetro.cl

    Nunca olvides, que tu reflejas como te sientes y como te ves a ti misma, entonces que los Brackets no te quiten tu sonrisa y tu estilo. Llévalos con orgullo y sonríe.

     

Yo estoy con pacho

No, no me estoy queriendo meter en los intríngulis de la política capitalina, no solo estoy aprovechando una frase de los “creativos” de la campaña de Francisco Santos para escribir un poco de la menstruación.

Dudo que las generaciones jóvenes sepan a qué se refieren cuando hablan de “Pacho”, pero en mi época nombrarlo era decir no quiero salir, no quiero practicar deportes y claro no quiero saber nada de sexo.

Seguramente sigue teniendo unas connotaciones negativas y pululan los mitos sobre el período de la mujer, no podemos negar que tiene su aquel, por más que en la publicidad de toallas abunden las chicas sonrientes que salen a comerse el mundo; pero deberíamos cambiar nuestra perspectiva ya que con la menstruación habrá que vivir la bobadita de unos 40 años.

Es un momento complicado, nuestras hormonas nos juegan mal rato a unas la sensibilidad exacerbada nos hace llorar sin muchas razones y a otras nos hace rabiar por menos razones.

Pero también considero que pasar por todos esos vaivenes nos va fortaleciendo y la madurez ya sabemos acoplarnos a esos ciclos nuestros y a aprovechar los diversos momentos de mayor creatividad, sensibilidad y otros en los cuales solo deseamos tranquilidad y un poquito de quietud.

Ya nos hemos dado cuenta que si podemos bañarnos normalmente, que si podemos hacer deportes, que si nos podemos salir a bailar, a la piscina y que si podemos tener sexo; tal vez habrá que tener algunas precauciones o hasta donde lo permita el recato o los propios lìmites.

Si es verdad que lo más importantes es aceptarnos y comprendernos como somos…volubles, impredecibles y con altibajos.