Foto 28-02-16 2 49 58 p.m.

¡Liberemos el pezón!

Una vez subí a Facebook dos fotos de una mujer desnuda. Varios me preguntaron si esa era yo, y antes de que pudiera responder, algunos ya estaban haciendo juicios de valor sobre lo mal que estaba eso. Tiempo después alguien denunció ambas fotos y tuve que eliminarlas; nadie pudo apreciar la belleza de esas dos mujeres, no sin poner encima sus prejuicios. Por mucho tiempo el fondo de pantalla de mi celular era la foto de una mujer mostrando su parte de arriba manchada de pintura. Quien miraba mi celular preguntaba con asombro si la de foto era yo… ¿tan raro es tener mujeres mostrando sus pezones en algún lugar donde pueda verlos? Al parecer sí. Si las fotos que publiqué en Facebook no hubieran mostrado pezones sino tetillas (o cual sea el masculino de pezones) ¿las hubieran denunciado?

La pregunta central es, entonces, ¿por qué que las mujeres muestren su torso llama tanto la atención mientras que si lo hace un hombre no? He visto a tipos con senos más grandes que los de algunas mujeres, y aún así, los dejan salir a la calle como se les da la gana porque, ¡atención!: son hombres. Y aunque sus tetillas parezcan más senos que tetillas, no importa, son machos.

La desnudez no es más que un tabú de quienes viven en el mundo de la fantasía, y me atrevería a decir, que no pueden entender que Fulano o Sutana tienen exactamente lo mismo que el resto. No vivimos en el mundo de Barbie; todos sabemos que allá abajo un hombre tiene mucho más de lo que el pobre Ken ha sido dotado, y que los senos de las mujeres tienen más variedad que lo que los creadores de Barbie quisieron ponerle. (No estoy diciendo que los diseñadores de juguetes de niños deban ser extremadamente realistas al momento de crear muñecas, aunque no estaría mal). Lo que no entiendo es si es por cuestiones de pudor o de prejuicios, que la gente se escandaliza tanto al ver un jodido pezón, sabiendo que sus mamás, abuelas, tías, primas, amigas, novias, etcétera, también tienen un par. No voy a apuntar con el dedo a quienes deseen mostrar su cuerpo; a fin de cuentas, cada quien hace lo que quiere con el suyo siempre y cuando no afecte a los demás. Y un pezón, queridos y queridas lectoras, no perjudica a nadie.

El año pasado, Lina Esco, actriz y directora, lanzó una comedia (o así la cataloga IMDb) llamada Free the Nipple. Esta película está basada en el movimiento por la igualdad de género cuyo nombre es el mismo del filme. Free the nipple tiene lugar en Nueva York, donde un grupo de mujeres se toman las calles para protestar ante los múltiples tabúes culturales y legales que existen acerca de los senos.

“We stand against female oppression and censorship, both in the United States and around the globe”

"Estamos en contra de la opresión femenina y la censura, tanto en los Estados Unidos como alrededor del mundo", se puede leer en la página de la película: http://www.freethenipple.com/

A esta campaña se han unido varias personas, como Miley Cyrus, Liv Tyler, Lena Dunham y hace poco, Björt Ólafs­dót­tir, una diputada islandesa, a raíz de la protesta virtual que se volvió viral en redes sociales hace unas semanas. Resulta que Adda Þóreyjardóttir Smáradóttir, una joven de 17 años, quiso promover la igualdad de género y se quitó el brassier en una foto que subió a Twitter. Ya imaginarán que la lluvia de comentarios en contra llegó. ¿Qué pasó entonces? Un montón de mujeres se unieron a esta chica y subieron a sus redes sociales fotos de sus pechos en apoyo a esta lucha. La etiqueta #FreeTheNipple se convirtió ese día en una de las tendencias en Twitter.

free-the-nipple-icelandic-style-body-image-1427373358

Así como algunas mujeres están peleando en este momento porque se les permita exhibir su cuerpo de manera autónoma, hace muchísimos años los hombres también lo hicieron.  Por allá en la década de los 30, en Estados Unidos era ilegal que un hombre expusiera su pecho. Ante tremenda ley, un grupo de hombres empezaron a protestar y a exigirle al gobierno su derecho a exhibir su torso sin ser arrestados por ello, con la consecuencia, claro, de que fueron encarcelados por motivar este tipo de conductas. Esto incentivó a más personas, razón por la cual en 1935 cuarenta y dos hombres descubrieron sus pechos en Atlantic City, acto que llevó a que fueran aprehendidos después. Finalmente, en 1936, el estado de Nueva York fue el primero en abolir esta ley y por primera vez los hombres tenían la libertad de ir a la playa y andar por las calles sin usar camisa. ¿Quieren saber más de esta historia? Entren a este link.

Pero si mi punto no ha quedado claro, vamos a hacer un ejercicio. Miren estas fotos y piensen en lo que está sucediendo:

5

¿Qué tienen en común estas personas? Vemos a Miley Cyrus y Patrick cuyoapellidotuvequegooglear,copiarypegar Schwarzenegger. Ambos están en la playa pasando un buen rato; ambos están mostrando su cuerpo; ninguno de los dos está usando alguna prenda en la parte de arriba; a los dos se les ve tranquilos y felices comiendo perdices. Pero hay algo que los diferencia rotundamente y hace que la escena sea perturbadora, incluso cuando los dos están haciendo exactamente lo mismo: para él está bien, para ella no. ¿por qué? Porque uno es hombre y la otra mujer. Sencillamente por eso.

Que apoye esta campaña no significa que vaya a salir a la calle tal cual nací, pero si un día quisiera, me gustaría poder hacerlo sin ser discriminada. Lo mínimo que esperaría es que cuando suba una foto a una red social en la que una mujer exhibe sus pechos, ésta sea valorada como lo sería una en la que el modelo es un hombre. El machismo tiene matices tan naturalizados que la sociedad misma estigmatiza y discrimina sin siquiera notarlo.

Un plus: la organización parces  está promoviendo una linda campaña en Facebook ante la censura de esta red social frente a la exhibición femenina. Con el hashtag #pezónlibre buscan rechazar la censura e invitan a todos a unirse a la campaña Free the nipple. 

@lautomar

Publicado por

Laura Andrea Torres

Laura Andrea Torres

Amante de los gatitos, feminista en formación, estudiante de Derecho medio rara que encontró el amor en la Antropología. En tuiter estoy como @laurandreat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>